Crítica de «Historia de un matrimonio». El bello derrumbamiento que no necesita dinamita

Tiempo de lectura: 6 minutos

Existe alrededor de todo el mundo del cine una especie de tabú respecto a la narración de un divorcio. Pocas han sido las películas, a lo largo de la historia, que se han atrevido a articular su eje narrativo en torno a una separación. Es, obviamente, abrumadora la diferencia entre películas que hablan de la construcción de matrimonios respecto a las que lo hacen de su declive.

Historia de un matrimonio, por tanto, parte de una premisa poco explotada y eso, en los tiempos de sobresaturación de largometrajes y demás contenido audiovisual que vivimos, ya es de agradecer. Porque esta película es justo eso, la narración de un declive amoroso, el cuento del perdedor (perdedores en este caso), la filmación del edificio que se derrumba tras una detonación, llenando de polvo y cenizas varias manzanas a la redonda. Y esta destrucción, aunque ya haya sido anunciada, te va a ser bella como un atardecer que es, al fin y al cabo, la destrucción del día.

Argumento de «Historia de un matrimonio»

La cinta comienza con la sucesión de imágenes, acompañadas de la voz en off de Adam Driver, de todo aquello que le gusta de su mujer, Scarlett Johansson, respecto a su matrimonio. Inmediatamente después, los papeles se alternan: es ella la que explica todo lo que le gusta de él. Seguidamente, sin tiempo apenas de digerir los momentos tiernos que cada uno describe, se muestra que esto sólo es un ejercicio que ambos están llevando a cabo con el objetivo de tener una separación lo más amistosa posible. A partir de aquí, la película muestra con un acierto y realidad tan verdadera que duele, cómo es el proceso de separación para los padres y para un niño.

Historia de un matrimonio película

La crudeza de la separación

Los publicistas usan con una enfermiza obsesión la palabra insigth para describir aquellas situaciones que, usadas en la publicidad, sirven para mostrar un momento cotidiano que llegue a los consumidores haciéndoles empatizar y crear un vínculo con aquello publicitado. Podríamos sacar de esta película innumerables momentos de este tipo que rodean la separación entre las dos personas, situaciones tan reales como las discusiones amenazadoras, peleas por la tutela del niño o silencios incómodos que ocultan tras de sí una fina capa apenas translúcida, que deja pasar la luz (o falta de luz en este caso) pero no las figuras que hay detrás. Figuras que en este caso son todo aquello que quieren decirse pero que no se atreven.

Adam Driver mira a otro lado para coger carrerilla, Scarlett Johansson de frente y siempre con ojos vidriosos

La película superpone dos modos de somatizar la ruptura encarnadas por dos actuaciones estelares. Si él trata de mirar a otro lado, buscando apoyo en sus amigos y en la compañía de teatro para coger fuerza; ella le mira de frente, siempre a punto de llorar, siempre a punto de derrumbarse, no le interesa ser fuerte, tan solo quiere que todo pase lo más rápido posible. Adam es el edificio que se resiste a caer, que cree que aún puede ser reconstruido; ella es el detonado con dinamita que se tambalea cansado, que quiere ser destrozado al fin, pero no sólo por ser destrozado, sino simplemente para que sus materiales puedan ser recogidos y reutilizados para montar un nuevo edificio.

«Historia de un matrimonio» desde Netflix a los Oscars

La película entrará sin lugar a la duda en la pelea de los Oscars junto a otras películas como El irlandés, producida también por Netflix. Compañía que parece haberse puesto las pilas este año para superar el éxito que el año pasado le deparó Roma en la gran gala.

Si bien la película no ha tenido una enorme campaña detrás, llegando como una sorpresa para el público medio, a buen seguro copará primeros puestos en las listas de lo más reproducido de la plataforma.

El entorno de una separación

Tras las dos grandes actuaciones de los protagonistas, existen numerosos personajes secundarios interesantes que, a pesar de la potencia de las dos estrellas, aportan diferentes aristas a la historia potenciándola en veracidad y complejidad de la trama.

Scarlett Johansson Adam Driver Historia de un matrimonio

Desde los abogados de cada uno, los compañeros de teatro, la alocada madre de ella, los nuevos ligues que tienen cada uno… son varios los personajes que vienen a aportar nuevos puntos de vista y visiones de una separación.

También se perfila con acierto el punto de vista del hijo, que desde un principio se pone de parte de la madre y cómo esto afecta al padre.

 

Si podemos definir la situación del matrimonio en un inicio, sería el de una presa que está a punto de dejar salir todo el agua si no es por la paupérrima sujeción que la contiene. Ambos piensan que la mejor forma de llevar a cabo el divorcio es evitando que todo estalle. Ambos tratan de evitar echarse en cara todo pero, como sabemos por experiencia, esto no siempre es posible. ¿Lo conseguirán ellos?

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar