Crítica de «Drácula» (Netflix). Una vuelta de tuerca con la rosca justa

Tiempo de lectura: 6 minutos

Apabullan ya tantos remakes y rescates de historias que se creían pasadas que empieza a ser difícil no encontrarse con uno nuevo cada semana, bien sea en forma de película o serie. Y este semana, primera del año, le tocaba el turno al Conde Drácula, traído al presente a través de BBC y comprada por la plataforma Netflix. Una mezcla que, puestos a ser honestos, me echaba para atrás.

Empecé a verla un domingo pijamero a primera hora, sin pretensiones. Acabé a última hora de la tarde devorando su último capítulo con la firmeza misma que lo hace con sus víctimas el que ahora es mi conde y monstruo favorito. ¿Pero qué tiene esta resurrección (si esperas un artículo sin malos chistes este no es tu sitio) de especial? Estás invitado a leer.

Drácula serie Netflix

 

Argumento de Drácula de Netflix

La serie ya de por sí se presenta de un modo original. Se interroga, ante un par de monjas, a un tipo destrozado y de un pálido nuclear, con varias marcas en la cabeza que, a poco perspicaz que seas, ves los dientes del tipo del título, para contarles sus andanzas por el castillo de un malvado conde. Una de ellas, recatada y obediente, afirma ante todo que sí, la otra, atea, sentimental, lesbiana y cínica, no ceja en su empeño de preguntar y dilucidar detalles morbosos de su encuentro con el vampiro de los vampiros.

Desde un primer momento se cruzan por un lado imágenes del tipo en el castillo ante el mismo demonio y por otro, del tipo ante las monjitas, el mismo Dios hecho personas. Con esta premisa se suceden tres capítulos de hora y media cada uno en tres escenarios muy distintos, como si de una trilogía fílmica se tratase.

YouTube video

 

Crítica de Drácula de Netflix

La serie muestra a un monstruo y una historia clásicos, sí, pero no hay nada más clásico en ella. La acción comienza directa, sin preámbulos o presentaciones innecesarias que hagan que cueste entrar en calor, aquí debes estar atento desde el minuto uno. Quizás debamos agradecer a que no haya seguidores del vampiro líder, nadie al que agradar o al que temer que condicione el estilo. Se puede permitir ser irreal y transgresora respecto a la historia original de Bram Stoker y lo hace. Podría ser fácil, recurrir a recursos clásicos y amasar una historia típica, pero no lo hace; arriesga, hace un triple salto mortal entre sangre giros de la trama salvaje y vísceras, y cae de pie.

El estilo es rompedor y salvaje. Hay mucho gore, muchas uñas que se caen y moscas que lo invaden todo, incluso algún recoveco que no esperas. El uso de la sangre de un modo morboso es hipnótico; al principio repugna, después sólo repele, al final le coges el gustillo y dan ganas de echarse un zumo de tomate. A cada media hora hay un plot twist que deja en nada al anterior. Pero todos funcionan y te sacan una sonrisilla.

Drácula Netflix Serie

Los dos grandes protagonistas, una monja con muy poco de monja y un muy cinematográfico y carismático Conde Drácula, hacen uso de divertidos diálogos y potentes juegos de palabras que te darán ganas de apuntar para decir a tus amigos entre bromas que no entenderán y que te harían quedar como un friki. Nota: mejor no las hagas si quieres mantener el respeto, no vives en una obra fílmica.

También destaca, incluso, aunque sólo por momentos, el apartado visual. La serie da en cada parte una escena potente, bonita y bien ambientada. Hay lugar a los eclipses de Sol tras montañas nevadas en el castillo del conde, aunque nuestro amo y señor no pueda verlo.

Si debemos ponerlo un pero, aunque sólo uno y pequeño, debe de ser los cortes que hace para mezclar pasado y presente cuando hay narraciones de por medio. Podrían hacerse de otro modo, menos invasivas o continuadas quizás, o con que aportasen algo podría uno conformarse, pero en muchas ocasiones no lo hace.

Segunda temporada de la serie Drácula en Netflix

La serie se emitió primero en la BBC los días 1, 2 y 3 de enero, para después estrenarse en Netflix el 4 de enero. Otra similitud más con Sherlock, con quien también comparte una forma de recuperar un mito parecida y un formato de capítulos similar. Pero son muchos los que ya piden o reclaman a la productora ingles una segunda temporada. Esta aún no se ha pronunciado, pero viendo el gran éxito que ha tenido en sus primeros días no sería de extrañar que siguiera los pasos de su serie hermana y llegara para los primeros días del próximo año una nueva tanda de historias del clásico vampiro hecho moderno.



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar