Close sidebar

Aprender un idioma viendo películas subtituladas

Een el mundo globalizado en el que vivimos es casi una obligación saber perfectamente uno o varios idiomas para poder desarrollar una carrera laboral, o incluso relacionarse con otras sociedades al viajar a otros países. Aprender un idioma suele ser una ardua tarea que puede corresponderse con un proceso de varios años, en los que por supuesto es necesario estudiar diferentes campos como la gramática, vocabulario, sintaxis… Pero también escuchar y practicar con hablantes del idioma.

La segunda es una tarea más compleja, pues requiere la interlocución con una persona que domine el idioma. Pero para la primera, para escuchar a hablantes y adaptar nuestro oído, existen varios truquillos. Entre los más populares está, y seguro que te sonará, la posibilidad de ver películas. Por lo tanto podemos decir sin temor a equivocarnos, que es posible aprender un idioma viendo películas subtituladas. Aquí tienes algunos ejemplos para cada idioma y ejemplos de películas útiles en la tarea.

Antes, como recomendación básica, debemos decirte que la mejor manera para realizar esta tarea, según los expertos, es empezar a ver un tercio de la película en versión original con subtítulos en nuestro idioma, después otro tercio con subtítulos en el idioma correspondiente y, por último, una tercera parte sin subtítulos.

 

Inglés

El segundo idioma por excelencia en la mayor parte de países del mundo, y esto se debe principalmente a lo extendido de su uso en absolutamente todos los rincones del planeta. Ya sabemos que aprender los verbos irregulares en inglés no es fácil, como tampoco lo es ser capaz de desenvolverse usando los phrasal verbs correspondientes para cada ocasión. Pero ser capaz de afinar el oído al estilo anglosajón es más que posible viendo alguna película subtitulada. Nuestra recomendación, Forrest Gump.

 

Alemán

La conjugación de verbos alemanes puede llegar a convertirse, si estás tratando de hacerte con este complicado idioma, una auténtica pesadilla. Nuestra selección en este caso para tratar de ayudarte con ellos es Good bye Lenin!

 

Francés

Si lo tuyo es el clásico francés, idioma algo más sencillo para hispanohablantes por su relativo parecido al español, la recomendación de película no puede ser otra que la célebre Amelie.

 

Italiano

Es casi imposible resistirse al melódico tono propio del idioma italiano, por lo que si te has decantado por este idioma lo melodioso de su naturalez puede que haya tenido buena parte de culpa. Sea como fuere, aquí te dejamos con la recomendación en forma de película, La gran belleza, del enorme Paolo Sorrentino.